¿Qué es el packaging sostenible?

El packaging sostenible ha llegado a nuestros negocios para quedarse. Así, lejos de ser una tendencia pasajera, se ha convertido en una de las exigencias más firmes de nuestros clientes. ¿Aún no conoces las ideas de empaques eco-friendly que están triunfando en 2021?

Existen varias formas de reducir el impacto ambiental del embalaje. Alargar su vida útil, ampliar sus usos y ajustar su tamaño al producto que contiene son los principales retos a la hora de ofrecer un packaging 100 % ecológico. Óbviamente, lo más óptimo es no usarlo, pero en muchos casos no existe la opción, y por suerte ya, tenemos opciones 100% sostenibles.

El empaquetado eco-friendly es justo lo que necesitas para transmitir una imagen de marca comprometida con el medioambiente. De hecho, los compradores aprecian cada vez más este tipo de gestos por parte de las marcas que consumen.

Estas son las ideas de packaging sostenible 2021 que tu empresa necesita

Cartón corrugado

El cartón corrugado es uno de los materiales más utilizados para el packaging ecológico. Se realiza con láminas de papel ondulado emparedadas entre planchas de cartón liso. Es un material económico, versátil, ligero, reciclable y biodegradable (tarda menos de 1 año en descomponerse). No obstante, aunque es bastante duradero, presenta una vida útil limitada.

Embalaje compostable

Todos los productos compostables son biodegradables, pero no sucede necesariamente a la inversa. De hecho, los primeros se caracterizan por su degradación en 6 meses como máximo y su uso como abono. Sería el caso de los paquetes realizados a partir de semillas o fibras de vegetales (hoja de palma, madera, bambú, almidón de maíz, fibra de caña de azúcar, etc.).

Packaging biodegradable

El packaging biodegradable no compostable tarda un poco más en reintegrarse con el medio ambiente y no puede utilizarse como abono. Si bien no es tan ecológico como el anterior, siempre es mejor que utilizar materiales que tarden una eternidad en degradarse. Un buen ejemplo de ello es el llamado papel de jabón (un producto no tóxico que se disuelve en agua y contiene una solución jabonosa).

Plásticos reciclables

Este tipo de productos proporcionan las ventajas del plástico como material y, además, pueden ser reciclados. Es fácil saber que estamos ante uno de estos envases reciclables con solo mirar su código de identificación internacional.

PET: utilizado en productos alimentarios y ropa. Gracias a él se ha podido ir reemplazando otros plásticos más contaminantes como el PVC.

Polietileno de baja densidad: es un termoplástico dotado de alta resistencia térmica y química.

Polipropileno: su gran resistencia y carácter moldeable lo hacen idóneo para reciclarlo en forma de cajas o muebles.

Cajas de madera: el packaging sostenible por excelencia

Las cajas de madera son el embalaje ecológico por excelencia. Es un material mucho más duradero que el cartón y, además, resulta ideal para aportar un toque premium a tus productos. Así, no es de extrañar que cada vez más empresas apuesten por este tipo de packaging sostenible.

Cuando se trata de cajas de madera para packaging, lo mejor es elegir aquellas que cuentan con el certificado Grow. Este documento garantiza que las mismas han sido elaboradas con madera procedente de árboles cultivados, por lo que no son resultados de la tala. Tal es el caso de las que realizamos en Sincla.

¿Sabías que embalar tus productos en cajas de madera es una opción de packaging ecológico de alta rentabilidad? De hecho, este tipo de envases son 100 % reutilizables y retornables. En consecuencia, supone un gran ahorro económico para todo tipo de negocios.

La personalización es otro aspecto a tener en cuenta cuando se trata de elaborar un packaging sostenible. En este aspecto, las cajas de madera también aprueban con nota. De hecho, las mismas pueden ser grabadas a láser. Sin tintas. Sin adhesivos. Sin plásticos. Desde luego, no se puede ser más eco-friendly.

Deja tu comentario