Entrevista con Ana Amrein, fundadora de Efecto Colibrí

Cerramos este mes de febrero con una entrevista especial a Ana Amrein, fundadora de Efecto Colibrí, quién me hizo una entrevista hace poco en su página web dónde hablaba del marketing digital. Así que os dejo con la entrevista que le he realizado yo a continuación:

¿Quién es Ana y qué es Efecto Colibrí? ¿Qué te motivó a iniciar este proyecto?

Después de toda una vida dedicada al emprendimiento y la innovación social en Vietnam, Suiza, Costa Rica, México o Argentina, me percaté de que existía un problema en el ecosistema de impacto que se repetía una y otra vez. La mayoría de los emprendimientos sociales fracasaban en etapas tempranas por falta de acceso a conocimiento práctico para poner en marcha sus proyectos de impacto.

Existen muchos espacios de co-working, aceleradoras o inversores de impacto, pero se enfocan en emprendedores sociales que ya tienen un recorrido y están en niveles más avanzados con sus proyectos. Y es comprensible, ya que el riesgo es menor cuando un proyecto social tiene un modelo de negocios probado o ha recaudado sus primeras rondas. Muchos de los emprendedores sociales que tienen ideas con potencial no logran llegar a los niveles requeridos para acceder a financiamiento y conocimiento. Por eso surge Efecto Colibrí, una plataforma de contenidos para ayudar a emprendedores sociales a ahorrar tiempo y acceder al conocimiento que necesitan para crear sus proyectos de impacto.

Otro de los temas claves cuando uno está emprendiendo, es que tu proyecto se vuelve tu vida. Es difícil respetar los espacios de descanso cuando, por una parte, tu proyecto te apasiona y, por otra parte, el proyecto depende de ti. Para ayudar a los emprendedores sociales a construir sus proyectos de impacto sin perder el equilibrio sano que necesita el ser humano para crear, Efecto Colibrí no solamente se enfoca en el desarrollo de herramientas, técnicas y contenidos para el desarrollo de proyectos, sino que aborda también dos parcelas fundamentales de nuestras vidas: nuestro bienestar personal y nuestras redes o relaciones.

Estamos convencidos de que si un emprendedor social está bien consigo mismo y se rodea de las personas adecuadas para él o ella, podrá generar más y mejor impacto. Básicamente porque nuestros proyectos sociales nos reflejan a nosotros como emprendedores. Emprender es un tema personal. Como emprendedores sociales queremos contribuir para generar un cambio positivo y eso empieza por construir relaciones sanas con nosotros mismos, nuestros equipos, nuestros clientes, etc. Es un círculo que puede ser muy virtuoso si se hace bien desde el principio.

¿Consideras que está habiendo un cambio en la mentalidad de la gente para crear un mundo mejor?

Se puede hablar bien o mal de internet. Lo que no se puede debatir es que si tienes internet, tienes acceso a información. Las personas estamos más informadas sobre los retos que enfrentamos como sociedad y sobre todo sobre las atrocidades que siguen pasando. Sea en tu localidad o en la otra punta del mundo. Vivimos en un mundo más transparente, lo que lo hace más pequeño y más accesible.

Creo que el acceso a la información está teniendo un efecto positivo en accionar de parte de la sociedad. Esto se refleja en la cantidad de iniciativas de emprendedores sociales que dedican su tiempo y energía a desarrollar soluciones para mejorar y aportar valor. Así mismo se ve un crecimiento en la inversión de impacto, lo que significa que el dinero privado ya no solamente persigue la intención de maximizarse por maximizarse, sino que si puede maximizarse y aportar algo al bien común, será una mejor opción.

Por último, existen diferentes “movimientos” por causas específicas que denotan un cambio en los hábitos de ciertos grupos de personas – como pueden ser por ejemplo los veganos o vegetarianos que asumen la responsabilidad de no comer carne para no contaminar o como pueden ser los feministas que abogan por los derechos igualitarios de ambos sexos -. Estas tres líneas para generar el bien social se han fortalecido en los últimos 10 años y los valores transgeneracionales así como la toma de conciencia indica que así seguirá siendo en los próximos 10, 20 y más.

Esto no significa que crea que la mayoría de nosotros (seres humanos) hayamos cambiado nuestra mentalidad y ahora luchemos por crear un mundo mejor. Falta mucho. El estado en el que se encuentra nuestro medio ambiente o las guerras que se siguen dando, nos indican que la intención o motivación de muchos sigue siendo otra que hacer el bien. Lo que sí creo es que existen minorías muy talentosas y motivadas que están inventando soluciones que pueden tornarse virales gracias a que su adopción no supone un esfuerzo adicional ni interfiere en el día a día de las personas que todavía no forman parte de estas minorías.

Creo que el pragmatismo con el cual las personas que sí quieren hacer el bien, está creciendo. Esto es una buenísima noticia, ya que significa que el bien se vuelve práctico, realista y realizable.

¿Qué es para ti “el bien social”?

El bien social, para mi, es que los individuos tomemos decisiones y llevemos a cabo acciones que aporten a mejorar y a crear una realidad de la que, como individuos que conformamos la sociedad, nos sintamos más orgullosos cada dia.

¿Dónde ves tu proyecto dentro de 3 años? ¿Qué te gustaría haber logrado?

Efecto Colibrí busca impulsar el movimiento del emprendimiento social a través de la facilitación de contenidos y la generación de redes entre personas decididas a actuar por el bien común. Llevamos pocos meses en acción y en tres años nos gustaría haber ayudado e inspirado a los emprendedores sociales de España y América Latina para que logren materializar sus proyectos de impacto y a su vez inspiren a más personas a convertirse en agentes de impacto positivo.

¡Compártelo con tus contactos!