Descubriendo a Nevoira, la marca gallega de moda sostenible más moderna y vegana

HomeActualidad

Descubriendo a Nevoira, la marca gallega de moda sostenible más moderna y vegana

Queremos traeros hoy una nueva entrevista en nuestra web, y para ello contamos con la presencia de Luisa Lubiáns, fundadora de Nevoira, la marca de m

Masterclass: ¿Cómo pueden las ventas ayudarte a mejorar tu impacto social?
Barcelona acoge nuevamente Les 48H d’Agricultura i Verd Urbà los días 14 y 15 de mayo.
El VIII Foro Solar deja de manifiesto que la fotovoltaica es la forma más barata y sostenible de rebajar el precio de la luz
La accesibilidad comunicativa centra el primer reto de innovación de 2022 impulsado por el Ayuntamiento de Barcelona y Digital Future Society en Les Corts

Queremos traeros hoy una nueva entrevista en nuestra web, y para ello contamos con la presencia de Luisa Lubiáns, fundadora de Nevoira, la marca de moda gallega más moderna, vegana y sostenible que conocemos 🙂

¿Qué es Nevoira, qué significa y qué os motivó a iniciar el proyecto? 

La marca es gallega y, por si fuera poco, nació en una zona con un microclima que hace que  muchos días amanezcan cubiertos de bancos niebla (“neboeiras” en gallego). Ya veis por dónde van los tiros… 😉 

Lejos de ser un problema, esta niebla crea un paisaje hermosísimo, casi minimalista, y muy  propio de esta tierra. 

Queríamos que la marca fuese igual: simple, atractiva y que “sonara” a Galicia. Esta derivación  propia de la palabra gallega es nuestro pequeño homenaje a este paisaje. 

La temática del proyecto es una forma de sacar partido a una pasión por la moda que ya nos  venía de muy atrás, tanto como consumidores como a nivel profesional. 

¿Por qué decidisteis emprender en el mundo de la moda sostenible? 

La industria textil es una de las más contaminantes del mundo, la segunda con el consumo energético y de agua más alto y una de las que tiene el mayor porcentaje de  desaprovechamiento de la producción (alrededor de un 85% de los textiles van al vertedero  cada año).  

Por si fuera poco, siempre ha estado en el punto de mira como una de las principales fuentes de explotación laboral (incluso infantil). 

El ritmo de la fast fashion que marcan los gigantes de la industria (compra-usa-tira-repite) hace que para el 2050 se estimen en el triple las cantidades de materias primas necesarias para  mantener este ritmo de producción y consumo. 

No queríamos que este proyecto fuese un negocio sin más. Consideramos que los principios  están por encima de las ventas y que una marca sin valores es una marca sin alma. Nos negamos a seguir el ritmo de la fast fashion. Con nuestras prendas y nuestro mensaje queremos inculcar la idea de que la sostenibilidad y el respeto por las personas van primero. Queremos invitar al consumidor a hacerlo de forma más consciente e informada.  

Desde vuestro punto de vista, ¿cómo definirías la moda sostenible?

La moda sostenible es una visión de esta industria que enfoca todos los elementos del proceso  de producción, confección, estampación, distribución, consumo y tratamiento desde un punto  de vista lo más cuidadoso posible con las personas y el entorno. 

Por ejemplo, si hablamos de producción siempre se considera el uso de materias primas  (habitualmente, algodón) cultivadas sin la intervención de pesticidas o abonos artificiales que  empobrecen el suelo. 

Cuidar la confección y estampación implica crear prendas simples, con pocos elementos de difícil reciclaje (por ejemplo, cremalleras) o cuyos estampados se creen a base de tintas  biodegradables. 

La distribución contempla puntos como realizar los envíos desde los centros de logísticas más  próximos al cliente final o emplear embalajes reciclables. 

La fase de consumo, que a priori puede parecer que no tiene vinculación con el vendedor, no puede ser una excepción. Se debe “educar” al consumidor informándole del impacto de su compra, de la procedencia de los materiales o de como extender su vida útil lo máximo  posible. 

Por último, la fase de tratamiento valora qué medidas se pueden tomar al final de la vida del  producto: como reutilizar las prendas, como reciclarlas o como desecharlas con el mínimo impacto. 

A lo largo de todo este ciclo se debe garantizar siempre que todas las personas que intervienen (desde la agricultura hasta el reciclaje) lo hacen siempre bajo condiciones dignas, tanto a nivel de seguridad como de remuneración. 

¿Qué elementos sostenibles caracterizan los productos que vendéis? ¿Qué certificados  tenéis? 

Las materias primas de nuestras prendas se obtienen de cultivos ecológicos o, directamente,  de materiales anteriores desechados. Los cultivos de donde provienen no utilizan pesticidas, insecticidas ni fertilizantes, que son peligrosos tanto para las plantaciones como para las  personas. Además, reducen al mínimo el consumo de agua y energía

En todos nuestros procesos se utilizan materiales biodegradables y libres de tóxicos y los  embalajes en los que se envían los pedidos son reciclables, reduciendo nuestra huella de  carbono. 

Nos apoyamos en organizaciones que emiten certificaciones oficiales para los productos que cumplen con sus criterios de sostenibilidad. 

Por ejemplo, la certificación GOTS (Global Organic Textile Standard) da fe de que las prendas se han producido con un nivel de responsabilidad social y ecológica adecuado. O la certificación Vegan (emitida por PETA) que garantiza la procedencia vegetal de los tejidos y la  completa ausencia de experimentación animal en su desarrollo. 

A estas debemos sumar certificaciones de Oeko Tex, de Global Recycled Standar o de certificación de procedencia orgánica.

Todas nuestras prendas se entregan etiquetadas en conformidad a estas certificaciones para  dar al cliente garantía sobre el producto. La ley persigue con dureza a cualquier firma que intente suplantar este tipo de credenciales. 

Por último, intentamos que nuestros diseños sean atemporales y abiertos. Preferimos no  atarnos a modas pasajeras para que, junto con una calidad excepcional de los materiales, la vida útil de los productos sea lo más larga posible. 

¿Cuál ha sido el mayor reto a nivel de sostenibilidad al que os habéis enfrentado, y cómo lo  habéis superado? 

Lo más complicado, sin duda, fue encontrar materiales 100% certificados y de alta calidad. Fue  un trabajo de meses de mucha investigación hasta que encontramos lo que buscábamos.  Por desgracia, existe mucha práctica de green washing que emplea el término “sostenible” como un mero argumento de marketing

Finalmente conseguimos cumplir con nuestras expectativas y estamos muy contentos con el  resultado final. 

¿Creéis que la gente está apostando cada vez más por la moda sostenible? 

En nuestra opinión, sí. Es cierto que todavía queda mucho camino por delante. El modelo de  consumo de la fast fashion está muy presente en nuestro día a día, pero la parte positiva es  que cada vez nacen más marcas que apuestan por la moda sostenible y los consumidores se  interesan y la demandan cada día más. 

Para nosotros, también son fundamentales las colaboraciones entre marcas con estos  principios. Un mundo sostenible se crea a través de la colaboración, no de la competencia. De  esta manera, ganaremos visibilidad e iremos generando cambios educativos y sociales. 

¿Cómo puede una marca como la vuestra ayudar a hacer de este un Mundo mejor? 

Por un lado, queremos que las prendas defiendan el consumo responsable, el comercio justo y  la sostenibilidad ecológica, y que además de ello, sean estéticas y funcionales. Seguiremos con los mismos estándares de calidad y participando en todas las iniciativas que nos sea posible (como la que tenemos en curso con Reforesta para la repoblación de bosques). 

Por otro, queremos decir bien fuerte que ideologías y comportamientos como la homofobia, el  racismo o la discriminación no tienen cabida en una sociedad con conciencia. Nuestra colección Be The Change es una colección para ese tipo de personas que no valoran  solamente la apariencia, sino que también llevan consigo un mensaje de reivindicación. Consideramos que los cambios sociales son tan importantes como los relacionados con el  medio ambiente. 

¿Dónde esperáis ver vuestro proyecto en 1-2 años? 

Esperamos haber podido concienciar, al menos, a una parte de los consumidores y que nuestra  comunidad de “inconformistas” continúe creciendo. Queremos seguir trabajando hacia un  modelo cada vez más sostenible, y seguir aportando valor. 

Tenemos clarísimo que también continuaremos tratando de tú a tú con nuestros “changers” para escuchar sus propuestas y actuar en consecuencia. 

No queremos ser sólo una marca de ropa. A través de la moda se pueden lograr muchas más  cosas positivas tanto para el planeta como para la sociedad.  

Por último, nos gustaría contar con presencia física, siempre y cuando establezcamos  colaboraciones con otros profesionales o empresas que compartan nuestra misma misión y  valores de marca. 

¿Qué es para ti el bien social? 

Para nosotros El Bien Social es un referente en marcas y proyectos sostenibles. Tanto si eres un consumidor buscando marcas y alternativas sostenibles como si estás emprendiendo y quieres informarte más sobre posibles vías de colaborar (a nivel social, ecológico,  económico…). 

Un portal donde puedes encontrar toda la información que buscas y necesitas. Por eso estamos muy contentos de formar parte de El Bien Social y que nuestra marca sea parte del  mismo.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
El Bien Social