Entrevista con Natalia Seco, fundadora de la empresa de moda infantil sostenible Farrapos e Contos

¡[email protected] a una nueva entrevista con otro increíble proyecto sostenible! No paramos de descubrir y publicar entrevistas con los mayores emprendedores sociales y sostenibles de nuestra Tierra!

Hoy hablamos con Natalia Seco, fundadora de la marca de ropa infantil sostenible Farrapos e Contos, que pretende vincular la moda sostenible con la educación de los más peques de la casa.

Así que sin más preámbulos, damos pie a las palabras de Natalia 🙂

¿Qué te motivó a iniciar el proyecto?

Pues la verdad es que fue una mezcla de necesidades.

Por un lado siempre quise emprender y por otro, tras 12 años de vida laboral, sentí que tenía que alinear mi forma de entender la vida con la manera en la que lo estaba haciendo.

Me puse la bandera del sentido común y traté de unificar en un mismo proyecto todo lo que se me daba bien, con lo que me hacía sentir mejor persona sin olvidarme de todo lo que me rodeaba.

Y así nació Farrapos e contos.

¿Nos puedes contar un poco los beneficios de los cuentos en los niñ@s?

Pues empezaré desmoronando el falso mito de que los cuentos son para niñ@s.

Desde que el ser humano puede comunicarse hemos utilizado los cuentos, las historias, leyendas… para transmitir o hacer perdurar nuestros mensajes en el tiempo. Y eso para mí es muy revelador.

Cuando no podíamos hablar lo hacíamos a través de dibujos y en cuanto pudimos hacerlo los fuimos transmitiendo de generación en generación de palabra.

Yo soy de las personas que cree que debemos mantener las tradiciones que son coherentes. Y para mí esta lo es.

Después de este rollo.. jaja, hablaré concretamente del caso de los niñ@s.

Está científicamente demostrado que la etapa de los 0 a los 7 años es crucial nuestro desarrollo. Los cuentos no solo ayudan a fortalecer los lazos emocionales entre adultos y niñ@s, si no que facilitan su propio aprendizaje emocional, psicológico, intelectual y cultural.

Hace unos meses he escrito un artículo muy completo sobre este aspecto nuestro blog. Me daría mucha pena dejar la explicación a medias así que dejo el enlace por si quieres profundizar en todos los aspectos.

¿Cómo los plasmáis en las camisetas?

Pues lo primero que hacemos es crear la historia, siempre con contenido que promueva algún tipo de valor.

Cuando la tenemos creamos una ilustración o dibujo que represente al cuento y lo serigrafiamos en las prendas. Algunas las convertimos en un juego (por ejemplo, la camiseta Pingüino, con la que se crea un pingüino de papiroflexia).

Después imprimimos el cuento y lo plegamos hasta que tiene el tamaño de una etiqueta. En 2020 hemos publicado el primer cuento físico para colaborar con una pequeña ONG, así que la camiseta Quitapenas puede adquirirse con su cuento a juego. El beneficio de su venta se destina a los proyectos educativos y contra la violencia de género de la ONG ¿Por qué no?.

El vuestro es un proyecto súper completo a nivel de sostenibilidad. ¿Nos puedes compartir un poco más sobre los materiales que usáis y las tintas ecológicas de la serigrafía?

Las prendas cuenta cuentos son de algodón orgánico y comercio justo (Fair Wear). Además en el embalaje utilizamos materiales reciclados y reciclables para tratar de reducir los residuos y las etiquetas de las camisetas son también de papel reciclado.

Es verdad que la serigrafía, por muy ecológica que la quieran vender, no lo es 100%. Pero la que nosotros utilizamos es al agua, que es la más respetuosa del mercado hoy por hoy.

Cuando nos piden alguna personalización de pequeñas cantidades (de 1 a 15 unidades) solemos utilizar Impresión Digital Directa. Que aunque utiliza cartuchos de tinta, son rellenables (y por tanto reutilizables) y además tiene un desperdicio mínimo de tinta.

En cuanto a los complementos reciclados, tenemos un sistema de recuperación de ropa muy curioso. Lo que hacemos es entregar vales de descuento en nuestra tienda a las personas que nos ceden ropa que podemos reutilizar. De esta forma también hacemos más accesible la compra de ropa sostenible.

Veo también que ofrecéis alargar la vida de las prendas de los peques para generar un modelo más circular. ¿Cómo funciona?

Sí… ¡Qué bien que lo hayas visto!

Esta es una parte que está en proceso todavía.

Somos conscientes de que los peques, sobre todo en edades muy tempranas, apenas pueden dar uso a la ropa porque crecen súper rápido. Lo que proponemos a nuestros clientes es “recomprar” las prendas de niñ@s de nuestra marca que estén en estado óptimo para volver a ser usadas, y ponerlas de nuevo a la venta a un precio más reducido.

De esta forma alargamos la vida de las prendas al tiempo que el consumidor puede comprar sostenible de forma más económica.

Me contabas también que sois más que una tienda online, sois un movimiento. ¿Cómo lográis la vinculación con las personas?

Pues yo creo que al final todos valoramos que las cosas se hagan desde el amor. Pertenezcamos o no a la slow life, seamos más o menos conscientes de la situación actual, a todos nos gusta hacer el bien. Y cuando te explican el proceso, ves que puedes participar en él de forma activa y sencilla, aunque sea de forma puntual… es inevitable empatizar.

Es verdad también que muchas personas ni siquiera valoran el fondo social o sostenible de la marca, pero sí conectan con la parte de los cuentos. Al final lo que importa es que se planta la semilla. 🙂

¿Cuál ha sido el reto en sostenibilidad más grande que habéis afrontado y cómo lo habéis superado?

La verdad es que estuvimos más de 2 años planteando el proyecto para hacerlo viable y sostenible al nivel que queríamos. En nuestro caso el mayor reto está en hacer entender a las personas que las prendas cuentan cuentos, porque, por suerte, empieza a haber mayor conciencia con el medio y a valorarse más la ropa ecológica.

Sigue sin entenderse porqué una camiseta de algodón orgánico de una gran marca cuesta 5€ y la tuya 20 o 25€, pero también creo que es nuestro trabajo explicar que no todo vale y que hay personas que lo pasan mal todos los días para abaratar nuestras prendas. Llegará también ese momento.

El otro mayor reto es el tema de los envíos. Para sobrevivir como marca es necesario realizar ventas a nivel nacional y no van a llevar una camiseta de Galicia a Barcelona en bicicleta. Pero tratamos de compensar la huella plantando árboles utilizando el buscador Ecosia o a través de proyectos de plantación puntuales.

Al final es querer… y tener fuerza para aguantar. Porque esto es un maratón, no una carrera de 100m lisos.

¿Dónde te gustaría ver tu proyecto en 1-2 años?

Me encantaría poder decir que vivo única y exclusivamente de esto, porque significaría que algo ha cambiado.

¿Qué es para ti el bien social?

Aquí en Galicia lo llamamos sentidiño. Es coherencia, sentido común a la hora de vivir y actuar. Pensar en los demás y en el planeta donde vivimos. Es poner foco en no destruir cuando no está en tu mano construir.

Deja tu comentario