Entrevista con ZD Zero Defects: Descubriendo la Moda Interior Sostenible.

Tenemos generalmente la concepción que los conceptos «empresa» y «sostenibilidad» son cosas muy recientes. Pero no siempre es así. De hecho, hay empresas que hace años que se dedican a investigar y desarrollar productos que sean sostenibles con el medio ambiente y en sus procesos de producción.

Hoy os traigo una nueva entrevista con Katy Muñoz, directora comercial de ZD Zero Defects, para que nos hable sobre la moda interior sostenible en su empresa 🙂

¡Empezamos!

¿Qué es Zero Defects y qué motivó el origen de la empresa?

A principios de los años 70, en nuestra empresa ya se estaba trabajando en la confección de ropa interior y se estaba estudiando la manera de encontrar un tipo de prendas que ofrecieran una gran comodidad y calidad para los clientes. Pero decidimos que queríamos hacer algo innovador y mejor que lo que hacía todo el mundo por aquel entonces, y pensamos en crear una línea de fabricación «Zero Defects”, basada en la eliminación de defectos en la producción.

En definitiva, nuestra idea se basaba en crear una prenda interior que estuviera lo más cercana posible a cero defectos. Que su estudio y métodos fueran tan exhaustivos en todos sus campos, que se pudiera ofrecer y garantizar al cliente una prenda de una calidad y comodidad inigualable.

Ahora se habla mucho de sostenibilidad, pero cuando nacisteis hace 100 años era un concepto que no existía. ¿Cómo ha ido evolucionando este concepto durante los años en la marca, y por qué es tan importante?

Es cierto. Para aquél entonces el concepto de sostenibilidad no existía. Pero ya desde aquel momento la Empresa tenía una cosa muy clara, y era que para buscar un producto de calidad tendría que buscar materias nobles excelentes. Y en esto se trabajó desde el mismo inicio, en buscar las mejores materias primas disponibles en cada momento.

Apostamos por las fibras naturales, que tal y como su nombre indica, proceden de la naturaleza misma y no son fabricadas ni producidas en base al petróleo. En el caso del algodón, por ejemplo, apostamos desde el principio por el de Egipto, que era y es el mejor algodón del mundo por su finura, sus fibras extremadamente largas y su tacto sedoso.

A medida que ha ido pasando el tiempo, se han ido desarrollando nuevas tecnologías que han permitido buscar productos cada vez mejores, y se han podido obtener nuevas fibras naturales ayudándonos de procesos de bio-ingeniería.

Nuestra Empresa siempre ha estado atenta a los grandes cambios y tendencias, y muy especialmente a aquellos que pueden aportar un valor añadido a nuestros productos. El concepto de sostenibilidad, por desgracia, hace poco que se está implantando y ha sido en estos últimos tiempo, donde se le ésta dando una mayor relevancia.

En el caso de la mayoría de algodones, se sabe que para su cultivo se necesita de una gran cantidad de agua. Se ha estudiado, además, que para las plantaciones de algodón se utilizan entre un 20 a 25% de pesticidas en el cultivo de esta planta. Esto ha provocado daños irreversibles en las personas y en el medio ambiente.

Hoy en día tenemos el algodón orgánico, que está libre de manipulación genética y cuya planta se alimenta con el agua de la lluvia y de un sistema de regadío muy bien estudiado que hace posible el consumo de muy poca agua, con un incremento de materia orgánica del suelo. No se utilizan ni pesticidas ni insecticidas en su cultivo y se utilizan fertilizantes orgánicos. Todo ello contribuye a mantener la calidad del ambiente de nuestro planeta, ofreciendo además un comercio justo a través de salarios dignos. Nosotros apostamos por este tipo de algodón. Estamos trabajando toda una línea de prendas interiores, tanto para hombre como para mujer, de algodón orgánico.

Hemos buscado también nuevas materias primas, como es el caso de la soja.

La soja pertenece a la familia de las leguminosas y lo que se aprovecha son sus semillas. Convertir estas semillas en fibra textil solo ha sido posible gracias a la bio-ingeniería. La fibra se obtiene de la extracción de proteínas obtenidas de los desechos resultantes de la fabricación de productos alimenticios. Estas proteínas se extorsionan quedando solidificadas en forma de fibra, que luego se transforma en hilo a través de una hilatura en húmero, que no emplea ningún producto químico.

Para el cultivo de la planta de soja, solo se utiliza el agua de la lluvia. No se usan ni insecticidas ni pesticidas. La fibra tiene un alto porcentaje de proteína, un 45% la cuál es muy beneficiosa para hidratar la piel, evitando los picores de la misma y muy útil para pieles atópicas. También tiene un gran poder antibacteriano, el cuál evita la formación de olores corporales. Y un factor muy importante, es 100% ecológico, 100% biodegradable y 100% reciclable, por lo que no perjudica el medio ambiente ni las personas.

Todos los tintes y productos que se utilizan para dar color a nuestros tejidos también son sostenibles con el medio ambiente. Utilizamos tintes naturales con certificaciones que lo avalan.

¿Cuáles son los elementos que para vosotros son imprescindibles al hablar y hacer ropa interior sostenible?

En primer lugar, buscar aquellas materias que aporten comodidad y bienestar a nuestros clientes, y que además protejan a las personas y al medio ambiente.

Buscamos aquellas materias que no hagan uso indiscriminado del agua y que eviten su contaminación (como podría ser en el caso de las tinturas de los tejidos)

Que no usen pesticidas ni insecticidas en la obtención del cultivo de las plantas, ni tampoco productos químicos derivados del petróleo en la obtención de las fibras textiles.

Contribuimos en la aplicación de salarios justos en toda la línea de producción, desde el principio hasta el final, evitando de este modo la explotación humana en ciertos países, ya sea en los cultivos o en la industria de la obtención de las fibras y los hilos.

Contribuimos en el reciclaje de todos los elementos.

Como marca habéis decidido apostar por la confección local, artesanal (una parte) y de calidad. ¿Cómo habéis podido juntar estos 3 elementos y aún así ser competitivos en el precio? ¿Qué les podríais decir al resto de empresas?

Sí, para nosotros es fundamental la confección local, solo así podemos garantizar la calidad de nuestros productos.

Como hemos dicho al principio, apostamos por la marca “ZERO DEFECTS” y cero defectos significa para nosotros eliminar todo tipo de defectos en la producción. Para ello debemos llevar un control muy exhaustivo en cada proceso, desde la entrada de toda materia prima, materia auxiliar y durante todo el proceso productivo. Tenemos un departamento de calidad propio en nuestra empresa que sigue y analiza cada uno de los diferentes procesos, detectando a tiempo cualquier anomalía que se pueda producir.

Por otro lado, una parte importante de nuestra confección es muy artesanal y manual, que necesita de un factor humano altamente cualificado y comprometido con la labor que está realizando. Esto no sería posible si la confección no fuera local.

La calidad nos viene determinada por dos vías: la primera por la utilización de las mejores materias del mercado, y la segunda por la calidad y profesionalidad humana que hay detrás de cada prenda que fabricamos.

Y sí, dando respuesta a esta pregunta, podemos afirmar que, si a la confección local le unimos la parte artesanal realizada con un personal con gran maestría en la labor que está realizando y una calidad extraordinaria en los productos que se están utilizando, solo así podemos ser competitivos en el precio. Porque cuando se confecciona una prenda con estas características, lo que se obtiene es una pieza de gran calidad y durabilidad, y son estos factores los que provocan que la relación calidad-precio sea inigualable, obteniendo así un producto de alto rendimiento en el uso.

¿Cuál ha sido el mayor reto que habéis tenido a nivel de sostenibilidad en la empresa, y cómo lo habéis solucionado?

El mayor reto ha sido buscar los proveedores adecuados y esto nos ha sido posible porque hemos buscado entre los mejores. Esto no es fácil, ya que proveedores hay muchos, pero que sigan la línea y la calidad que buscamos ya es otro cantar.

¿Hacía donde creéis que va el presente y futuro de la ropa interior sostenible? (materiales, procesos…)

Siempre he pensado que la ropa sostenible es el futuro desde ahora mismo. El planeta así nos lo pide y los valores humanos se tendrán que poner en un lugar más relevante a partir de ahora. Si queremos pervivir como especie tendremos que cambiar muchos valores que hoy ya son caducos y que no han contribuido en el bienestar de nuestro planeta ni de las personas. A partir de ahora nos tocará reemplazarlos por otros que estén más acorde con el mundo en el que tendremos que aprender a vivir. Las materias y los procesos tendrán que ser más humanos y ecológicos. Es ahora cuando la humanidad está empezando a tomar conciencia de ello.

¿Dónde os gustaría estar dentro de 3 años?

Tenemos claro que queremos continuar trabajando para dar confort y calidad a nuestros clientes. Aprovechando los nuevos recursos que irán saliendo, y aplicando las nuevas tecnologías y materias que irán apareciendo. Contribuyendo en la medida de lo posible en la salud y bienestar de las personas y del planeta. Y seguir estando, por supuesto, entre las mejores marcas de nuestro país.

¿Qué es para vosotras el bien social?

Vemos El Bien Social como una plataforma qué apuesta por la sostenibilidad, ante todo. En su página hablan de algunos proyectos y empresas sostenibles mediante entrevistas y visibilidad a estas empresas. Y además tienen su departamento de marketing con distintas clases y workshops para enseñar y concienciar a las personas de la importa de la sostenibilidad.

 

Deja tu comentario