Solo el 30% de las personas directivas alcanzan un nivel de madurez en sostenibilidad, según un nuevo estudio de Eada y Both

HomeActualidad

Solo el 30% de las personas directivas alcanzan un nivel de madurez en sostenibilidad, según un nuevo estudio de Eada y Both

La motivación no es condición suficiente para ser considerado un líder sostenible; también hay que dominar competencias como la empatía, el liderazgo y la ejecución

9 de cada 10 españoles apoyan que se incluya información sobre el uso de recursos naturales escasos en el etiquetado de los productos
La startup Hobeen ayuda a los hogares a ahorrar con las nuevas tarifas eléctricas
Las startups de EIT InnoEnergy contribuyen significativamente al objetivo europeo de reducir las emisiones de CO2 para 2030

Para que las organizaciones sean social y medioambientalmente responsables, es clave el papel que jueguen las personas directivas, que son quienes, en definitiva, implementan las políticas necesarias. Solo el 30% alcanza un nivel de madurez suficiente para ser considerados líderes sostenibles, según se desprende de las conclusiones del Estudio sobre Sostenibilidad y Liderazgo de las Personas Directivas en España, impulsado por EADA Business School y la agencia Both. People&Comms, y presentado el 26 de octubre en Barcelona.

El trabajo de investigación, codirigido por los profesores de EADA Business School, Ferran Velasco, Federica Massa Saluzzo y Davide Luzzini, propone un índice de madurez, además de identificar qué competencias son las más determinantes a la hora de ejercerlo.  El análisis de los datos recabados asegura que las personas directivas que alcanzan una mayor valoración en comportamientos sostenibles y que, por tanto, pueden ser consideradas maduras, no solo están sensibilizadas por la sostenibilidad, sino que dominan tres competencias clave: la empatía, el liderazgo y la ejecución.

Cuando hablamos de madurez nos referimos a las personas que, a través de sus acciones y decisiones, promueven la preservación del medioambiente, la mejora del bienestar de todos los stakeholders y fomentan estos comportamientos entre los miembros de su equipo y dentro de su organización”, ha subrayado la Dra. Federica Massa Saluzzo, directora del estudio.

Cuatro perfiles

Los líderes considerados maduros ocupan, en su mayoría, posiciones de dirección más altas, tienen un nivel de formación más elevado y suelen trabajar en grandes empresas. En este grupo, la mujer representa un 53% respecto al hombre (47%).

En el otro lado de la balanza, se encuentran los inmaduros, un 34% del total de la muestra. Destacan por estar poco motivados por temas sociales y medioambientales y también obtienen una peor puntuación en empatía, liderazgo y ejecución. El hombre representa el 67% de este grupo.

El 26% -catalogados como competentes pero desafectos– tienen las competencias necesarias, pero, en cambio, no se muestran tan concienciados y sensibilizados en torno a la sostenibilidad.

Por último, está el 10% restante, al que los autores del estudio han catalogado como principiantes entusiastas. Están preocupados por la sostenibilidad, pero no alcanzan un nivel competencial alto. Coinciden, en general, por ser más jóvenes y trabajar en empresas más pequeñas. 

Apoyo de la organización

Además de la motivación y las competencias, el estudio concluye que el apoyo de la organización tiene un efecto directo. “Es más, cuando estos tres factores coinciden y se dan a la vez, tienen un efecto determinante en el grado de madurez, dejando en fuera de juego todas las variables de control, como pueden ser la edad, el género, el tamaño de la empresa o la posición que se ocupa”, ha asegurado la profesora Federica Massa Saluzzo.

Marcela Ospina, Directora del Área de Propósito y Sostenibilidad de la consultora de comunicación Both. People & Comms, partner del estudio, ha destacado la importancia de llevar a cabo investigaciones como esta, ya que “nos permite saber cómo apoyarles para que puedan liderar el cambio hacia la sostenibilidad. De hecho, contrariamente a lo que algunos directivos podrían pensar, la responsabilidad social y medioambiental no está reñida con los resultados económicos, con la rentabilidad. Desmontar este tipo de mitos ayudará a lograr que cada vez sean más los líderes comprometidos con la sostenibilidad

El estudio ha contado con la colaboración de B Lab, organización sin ánimo de lucro y que forma parte de B Corp, organización mundial certificadora de empresas B Corps.

Puedes descargarte el estudio completo a través del enlace

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
El Bien Social