El futuro del trabajo ya se ve en los Juegos Olímpicos

HomeActualidad

El futuro del trabajo ya se ve en los Juegos Olímpicos

El mundo ya reacciona al llamado de la naturaleza y el futuro laboral estará marcado por la implementación de medidas ecológicas en todos los ámbitos

Abierta la convocatoria EMPLEA para apoyar la contratación de personas desempleadas en la economía verde
Los sectores financiero, tecnológico y energético lideran la implementación de los ODS en las estrategias empresariales
Salen a la luz las conclusiones sobre el Primer Barómetro sobre el Propósito Empresarial

El mundo ya reacciona al llamado de la naturaleza y el futuro laboral estará marcado por la implementación de medidas ecológicas en todos los ámbitos organizacionales. Así lo muestran los Juegos Olímpicos Tokio 2020.

Así como lo expresa la OIT en su informe “Trabajar para un futuro más prometedor” de la Comisión Mundial sobre el Futuro del Trabajo: La ecologización de nuestras economías creará millones de puestos de trabajo a medida que adoptemos prácticas sostenibles y tecnologías limpias; en cambio, otros puestos de trabajo desaparecerán cuando los países vayan reduciendo progresivamente sus industrias basadas en el carbón y en el uso intensivo de los recursos.

En los juegos olímpicos de Tokio, el material utilizado para las cinco mil medallas de oro, plata y bronce que están recibiendo los atletas fueron fabricadas con material extraído y reciclado de celulares y aparatos tecnológicos recopilados durante dos años por los propios japoneses. Esta mega campaña de recolección logró juntar 80.000 toneladas de descarte tecnológico.

El proyecto logró la participación de 1621 municipios de todo Japón que representa el 90% de los 1,741 barrios, ciudades, pueblos y aldeas de todo el país, éste es otro fundamento de la necesidad manifiesta en el informe de la OIT. Revitalizar el contrato social es un aspecto vital para allanar el camino hacia la transformación sustentable que es necesaria. En el ámbito empresarial será necesario el dialogo entre los gobiernos, las organizaciones de empleadores y los trabajadores donde se dé una participación justa a los trabajadores en el progreso económico, el respeto de sus derechos y la protección a los riesgos que se exponen.

En el informe se propone un programa basado en tres ejes que combinados asegurarían la igualdad, equidad y sostenibilidad a futuro:

Aumentar la inversión en las capacidades de las personas. Buscando que las personas prosperen en una era digital, libre de emisiones de carbono, no solo en relación al capital humano, sino en dimensiones más generales de desarrollo y progreso en las condiciones de vida, incluidos los derechos y un medioambiente propicio que haga posible que las personas puedan ampliar sus oportunidades y mejorar su bienestar. Y esto se logrará asegurando el derecho a un aprendizaje a lo largo de la vida, las necesidades del futuro no podrán ser atendidas con el aprendizaje de la primera etapa de la vida, requerirán un reciclado profesional constante. Acompañando las transiciones que afronte la población. Cada vez más pronunciadas en momentos de inserción laboral desde la educación inicial, escuela-trabajo como en posibilidades laborales que abarquen mayor edad para que la población pueda seguir económicamente activa mientras lo desee. 

Aumentar la inversión en las instituciones del trabajo. Asegurando garantías laborales universales, con condiciones de máximos y asegurando la salud y protección del ciudadano durante toda su vida. Así mismo logrando un equilibrio más saludable entre su vida privada y su trabajo con mayor soberanía sobre el tiempo. Y vigilando que siempre las decisiones sobre el trabajo se tomen bajo control humano y no con enfoques propuestos solo por la inteligencia artificial usando de forma responsable los algoritmos que se desarrollen y el control de datos.

Incrementar la inversión en trabajo decente y sostenible. Trabajando en el desarrollo de microempresas y de economía rurales, invirtiendo en tecnología de alta calidad para mejorar y elevar el valor de los servicios públicos. Incluyendo indicadores suplementarios de bienestar social y desarrollo humano en las inversiones a largo plazo. Debiendo adoptarse nuevos modos de medir el desarrollo a nivel mundial, para que den cuenta de las dimensiones distributivas del crecimiento, el valor del trabajo no remunerado que se realiza en el servicio doméstico y en las comunidades, así como de las externalidades de la actividad económica, por ejemplo, la degradación medioambiental.

Sin lugar a dudas, el dialogo, la coordinación y la implementación de acciones colectivas e inmediatas son necesarias para lograr la transformación cultural que se necesita en la economía global. Los Juegos Olímpicos son un claro ejemplo de coordinación y compromiso que llega al éxito con el involucramiento de toda la sociedad, gobierno y empresas, que en un trabajo en conjunto logran el propósito.

Los datos numéricos del proyecto son:

Tiempo de recolección: 2 años entre 2017 y 2019

Dispositivos recolectados: Cerca de unas 79.000 toneladas recolectadas de pequeños dispositivos, por autoridades municipales de Japón mas unos 6,2 millones de teléfonos móviles en desuso aportados por operadores telefónicos.

Cantidad final de metales recogidos: Oro: aprox. 32 kg. Plata: aprox. 3.500 kg. Bronce: aprox. 2.200 kg.


Si bien este hito de lograr las medallas con 100% de material reciclado fue alcanzado por primera vez en Tokio, esto no es nuevo. En Río 2016, el 30% de la plata y bronce usados para fabricar las medallas, eran materiales reciclados, el 50% de las cintas eran de PET reciclado y las medallas de oro eran completamente libres de mercurio. Tokio también utilizó material reciclado para las cintas. Fibras de poliéster recicladas químicamente, que producen menos CO2 durante su proceso de fabricación.

El futuro de los juegos olímpicos nos propone encontrar a Francia como anfitrión 2024 que ya promete ir un paso más allá, con un apoyo del 77% de la población francesa según sondeo de TNS Sofres, octubre de 2016, la propuesta incluye que estos Juegos Olímpicos serán los primeros enmarcados en los acuerdos históricos de París sobre el clima. Para París 2024 se espera reducir un 55% la huella de carbono respecto a Londres 2012 y Rio 2016. Así mismo el legado de estos Juegos Olímpicos promete a la población convertir la villa olímpica en un barrio ecológico mixto con colegios, tiendas y alojamientos de todo tipo.

Este artículo ha sido escrito por Pablo López Ferrari.

Fuentes: 

https://www.diplomatie.gouv.fr/es/politica-exterior/diplomacia-deportiva/juegos-olimpicos-y-paralimpicos-de-2024-candidatura-de-paris/

https://olympics.com/tokyo-2020/es/games/medals-project/

https://www.ilo.org/global/topics/future-of-work/lang–es/index.htm

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
El Bien Social