Mirar las etiquetas de los alimentos, la microtendencia entre los millenials concienciados con su salud y la del planeta

HomeActualidad

Mirar las etiquetas de los alimentos, la microtendencia entre los millenials concienciados con su salud y la del planeta

Alimentación saludable y sostenible es el lema que la generación millenial aplica en sus compras de alimentación. “Cuando un consumidor joven coge un

«La Mirada de un Galgo». Arte contra el maltrato animal, por Cynthia Nudel
«1000 años de cielos». Reflexiones y laboratorios experimentales sobre arte, naturaleza y sociedad
Entrevista con Maite Redondo y María Martínez, co-fundadoras de la agencia de marketing cooperativa Konexiona
La activista por los derechos humanos y medioambientales Kehkashan Basu participará en Sondersland

Alimentación saludable y sostenible es el lema que la generación millenial aplica en sus compras de alimentación. “Cuando un consumidor joven coge un producto del lineal de nuestras tiendas, lo primero que hace es mirar su etiqueta. Es un tipo de cliente que no tiene tan en cuenta aspectos como el precio o la marca, pero en cambio sí se fija en los ingredientes, los procesos de producción, las certificaciones o el tipo de envase”, así constata esta tendencia Carolina Girbés, directora de Marketing y Comunicación de Herbolario Navarro, cadena de tiendas especializadas en alimentación natural.

Pues mientras que tradicionalmente, el producto era el pilar de la decisión de compra, ahora es la marca y sus valores los que decantan al consumidor a decidirse entre un artículo u otro. Sostenible, saludable, reciclado, reciclable y libre de maltrato animal son valores que inclinan la balanza de la compra del cliente millenial. 

Toda esa información, el consumidor la encuentra ojeando la etiqueta y el envase del producto que tiene entre sus manos. La población joven necesita responder preguntas sobre el cómo, el dónde, el cuándo y quién ha producido el artículo antes de pasar por caja. Por supuesto, también cuando realiza una compra online, momento en el que dispone de más tiempo e incluso paralelamente puede hacer búsquedas en Internet para ampliar la información con la que cuenta. 

Alimentos ecológicos: una tendencia al alza entre la juventud

A nivel de consumo, los productos ecológicos están experimentando un elevado grado de crecimiento. Los alimentos ecológicos son aquellos que han sido producidos de forma natural y sin ningún tipo de componente químico. Esta denominación también es aplicable a los alimentos de origen animal que no han sido tratados con hormonas ni antibióticos y han vivido en libertad. 

Según los últimos datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, el gasto en productos ecológicos en España ha aumentado un 7 % entre 2019 y 2020. Esta tendencia de crecimiento se viene experimentando desde el 2015 pues en este período de cinco años, el incremento en el gasto de estos alimentos ha sido del 67,42 %. 

Sobre la población millenial, encuestas como la que publicó Deloitte en 2020 también lo demuestran al afirmar que el 52 % de la población comprendida entre los 25 y los 40 años ha aumentado su consumo de comida ecológica o producida localmente. El papel activo de la población millenial respecto a la alimentación ecológica va más allá del consumo de productos. Su compromiso con el medioambiente es tal que 6 de cada 10 millenials aseguran estar dispuestos a pagar más por alimentos ecológicos. 

Alimentos saludables: aspectos que marcan la diferencia 

Una vez el consumidor ha visto resueltas sus dudas respecto a los valores de sostenibilidad del producto, llega el momento de primar por la salud. La lectura de la etiqueta nutricional puede llevar en ocasiones a confusión dado el elevado número de información que ofrece. En este sentido, ¿cuáles son los indicadores en los que debemos fijarnos para saber si un alimento es o no saludable? 

Lo primero a tener en cuenta es el listado de ingredientes. Generalmente, cuantos menos ingredientes, el producto será más natural y menos procesado. El orden de aparición marcará la proporción en la que ese ingrediente está presente en el alimento. El primero de la lista estará en mayor cantidad que el segundo y así sucesivamente. 

 El azúcar y las grasas son dos factores a tener en cuenta a la hora de mirar las etiquetas. “Es importante decantarnos por alimentos que no superen un 5 % de azúcares añadidos y que la proporción de grasas saturadas no supere la proporción de las insaturadas” comenta Carolina Girbés que, además de ser experta en comunicación y marketing es también farmacéutica. Para finalizar añade que “los consumidores están creando vínculos con las marcas y las tiendas donde compran en función de los valores que comparten con ellos” recalca la experta en comunicación y marketing.  

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
El Bien Social