Entrevista con Antonio Espinosa de los Monteros, CEO y cofundador de AUARA, por el día Mundial del Agua

HomeActivismo

Entrevista con Antonio Espinosa de los Monteros, CEO y cofundador de AUARA, por el día Mundial del Agua

Nos hace muchísima ilusión poder traeros una entrevista que hemos conseguido con uno de los emprendedores sociales más reconocidos de nuestro país, A

TEDxEixample presenta un nuevo TEDxSalon con la activista medioambiental Olivia Mandle.
Residuos plásticos en el Mediterráneo: el mar más contaminado del planeta
PACARI, un modelo de comercio justo con el cacao, que fortalece el trabajo de la mujer
La habitación solidaria de ARTIEM se transforma en un proyecto nacional de la mano de Cáritas

Nos hace muchísima ilusión poder traeros una entrevista que hemos conseguido con uno de los emprendedores sociales más reconocidos de nuestro país, Antonio Espinosa de los Monteros, CEO y co-fundador de AUARA, una de las empresas sociales más lindas que conocemos.

¡Esperamos que os guste la entrevista!

¿Qué es AUARA y qué os motivó a iniciar el proyecto?

Porque en el mundo hay 500 millones de personas sin acceso a agua potable. Después de trabajar en vario proyectos de cooperación en distintos países, vimos de primera mano el impacto que la falta de acceso a agua potable tiene sobre las comunidades más pobres del planeta. El 80% de las enfermedades se transmite a través del agua en estos lugares y la falta de agua potable es la primera causa de mortalidad infantil. Además, muchas mujeres y niños tienen que emplear varias horas al día para desplazare buscando agua lejos de sus casas, por lo que muchos niños, sobre todo niñas, no pueden ir al colegio y muchas mujeres no pueden tener un empleo. No tener agua es un problema de base que afecta a casi todos los ámbitos de la vida.

¿Por qué decidisteis apostar por resolver el problema del acceso al agua potable en el África Subsahariana y no otro problema social?

Porque la falta de agua es la mayor pobreza material que existe. En los lugares donde falta todo (hospitales, escuelas, infraestructuras…), la falta de agua es el problema más básico. Resolver éste ayuda a resolver todos los demás problemas.

¿Cuál ha sido el mayor aprendizaje que has tenido creando un proyecto como AUARA?

Que todos los seres humanos somos muy parecidos. Da igual si eres el presidente de una gran empresa multinacional o eres un refugiado de guerra en el cuerno de África. Al final del día, todos buscamos y necesitamos lo mismo: amar y ser amados, tener dignidad y paz. Nuestros miedos, nuestras preocupaciones de fondo y nuestras alegrías son muy parecidas. Resolver la pobreza material extrema es una responsabilidad compartida de todos, pero es solo el principio, luego están las pobrezas espirituales, que no se resuelven con dinero.

¿Qué es para ti ser emprendedor social?

Es vivir en constante actitud de mejorar las cosas y el mundo que te rodea. Da igual si es trabajando en una startup, en una empresa social, a través del intra emprendiendo en una empresa, en tu familia, en tu barrio o contigo mismo. Emprender para mí es una actitud, no tiene que ver con constituir una empresa.

Centrémonos ahora en el Dia Mundial del Agua. Este año se visibiliza la importancia de las aguas subterráneas. ¿Cómo pueden las aguas subterráneas ayudar a resolver el problema de acceso al agua?

Este año, el lema de Naciones Unidas por el Día Mundial del Agua, es ‘Aguas subterráneas, hacer visible lo invisible’. Tiene como objetivo destacar el papel esencial que desempeñan para proveer de agua a la población mundial y reivindicar su gestión sostenible para que pueda seguir abasteciendo a las futuras generaciones. Unos 2.500 millones de personas dependen de las aguas subterráneas para cubrir sus necesidades básicas de agua diarias con lo que el lema del Día Mundial del Agua se vincula directamente con nuestro propósito: llevar agua a las personas que carecen de ella.

¿Cómo lográis, desde AUARA, introducir las aguas subterráneas en vuestro proceso de impacto social para facilitar el acceso al agua?

En AUARA conocemos bien el poder transformador que tiene la construcción de un pozo en comunidades que carecen de acceso a agua potable. Desde nuestro nacimiento en 2016 hemos instalado 117 pozos con bombas de extracción, principalmente en África, pero también en Asia y América del Sur. Gracias a la construcción de estas infraestructuras ya hemos cambiado la vida a 71.200 personas en poblaciones en situación de pobreza extrema, que han generado 124 millones de litros de agua potable, y ahorrado más de 4,1 millones de horas que mujeres y niños de esas comunidades tenían que dedicar a caminar cargados con bidones hasta fuentes de dudosa calidad sanitaria para abastecer a sus familias. Un tiempo que ahora pueden dedicar a ir a la escuela o a realizar actividades productivas para la comunida.

¿Podría el África Subsahariana resolver sus problemas de acceso al agua sólo con el aprovechamiento de sus aguas subterráneas?

El 66% del territorio de África presenta condiciones áridas o semiáridas, lo que provoca que una situación de pobreza endémica, subdesarrollo y escasez de recursos económicos suficientes para gestionar de forma efectiva sus recursos hídricos. Pero en su subsuelo existen 500.000 billones de litros de agua subterránea que podrían aprovecharse mediante la instalación de pozos con bombas de extracción. 

Desde AUARA hemos realizado una estimación por la que el uso de esos acuíferos subterráneos sería una solución a la escasez de agua en el continente, sobre todo en el África Subsahariana, y podría acometerse destinando un presupuesto equivalente al 0,1% del gasto militar anual a nivel mundial, lo que supondría una inversión de 2.260 millones de euros. Así, se podrían construir pozos que transformasen la vida de miles de personas de ese continente, proporcionándoles nuevas oportunidades de desarrollo. El agua está ahí, solucionarlo es una cuestión de inversión, pero también de gestión y mantenimiento. En definitiva, de querer afrontar el desafío del acceso universal a agua potable.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
El Bien Social