Forest Green Rovers, el primer club Sostenible y Vegano del Mundo

HomeEmpresas SosteniblesDesarrollo Sostenible

Forest Green Rovers, el primer club Sostenible y Vegano del Mundo

La historia del Forest Green Rovers empieza como la de muchos otros equipos pequeños de la liga inglesa. Fundado en 1890 cerca del pueblo de Nailswort

Beflamboyant. Zapatillas Veganas, Sostenibles y Unisex
Dersia, los cosméticos naturales de Neoalgae, doblemente premiados en los Organic Awards
Mitto, la tarjeta que te permite consumir de forma sostenible

La historia del Forest Green Rovers empieza como la de muchos otros equipos pequeños de la liga inglesa. Fundado en 1890 cerca del pueblo de Nailsworth, nunca he tenido demasiada repercusión en los campeonatos nacionales ni internacionales. Alguna vez ha estado a punto de hacer algo grande, pero se mueve por la escala más modesta del fútbol inglés.

Actualmente militan en la llamada League Two (la cuarta división en importancia, después de Premier League, EFL y League One) y son propietarios del club el futbolista español Héctor Bellerín y Dale Vince. Este último es el que ha dado un cambio radical a los Green Devils y los ha puesto en el punto de mira del fútbol mundial (aunque no por sus resultados).

Era agosto de 2010 y, mientras en España se celebraba el Mundial de Sudáfrica, el Forest Green Rovers estaba al borde de la quiebra y la desaparición. Dale Vince, empresario centrado en la energía renovable y dueño de la empresa Ecotricity, lanzó una propuesta de adquisición y se convirtió en máximo accionista y propietario del club. Apenas unos meses más tarde accedió al puesto de presidente y comenzó a darle un giro importante a la mentalidad del equipo: todo trataría de ser lo más sostenible posible. De hecho, al poco tiempo (en febrero de 2011) ya tomó la primera decisión de impacto, no vender más carne roja por parte de los puestos de comida del club.

En mayo de ese mismo año también se empezó a trabajar en un cambio de imagen que representase estos nuevos valores de los Rovers. Se eligió un nuevo escudo y se rediseñó la equipación de los jugadores para que el verde fuera uno de los protagonistas. Aunque resultó un poco polémica por deshacer todo lo establecido, esta decisión ha terminado por ser un logro identificativo para el club inglés.

En menos de doce meses como propietario, en junio de 2011 Dale Vince volcó sus esfuerzos en otro gesto de gran impacto: la construcción de un nuevo estadio de cumpliese con diferentes estándares de calidad en cuanto al uso de energía renovales. Luego hablaremos más de ello porque tiene mucho que contar, y un futuro todavía más interesante.

El 30 de octubre de 2015, el Forest Green Rovers se estableció definitivamente como un club totalmente vegano en todas sus parcelas. De hecho, un año antes (el 1 de noviembre de 2014), se celebró lo que podemos considerar como el primer partido vegano de la historia: Forest Green Rovers frente a Lincoln City. El propio Paul McCartney se hizo eco de este evento y apoyó al club verdinegro.

El Estadio del Forest Green Rovers

Si piensas en un estadio de fútbol, seguramente te vendrán imágenes del Santiago Bernabéu, el Camp Nou o Wembley. Grandes estructuras con multitud de comodidades y un uso excesivo de recursos energéticos. Por no hablar del cuidado del césped, que también requiere riego constante y luz artificial para mantenerlo en las mejores condiciones.

Pero el The New Lawn no es nada de eso. De hecho, apenas caben 5000 personas en el estadio, y cuenta con poco más de 2000 asientos. Puede parecer una nimiedad comparado con los que vemos por televisión, pero hay que recordar que estamos en la cuarta división inglesa y que en el pueblo viven unas 6000 personas.

Este estadio se construyó en 2006 a través de fondos locales, pero la inyección monetaria de Vince hizo que se modificasen muchos elementos en el verano de 2011. Se proyectó todo un sistema que abogara por la sostenibilidad y respetase al máximo el medio ambiente; dando un tono orgánico a todo el sistema. En diciembre de ese mismo año se instalaron 180 paneles solares en el techo, generando más del 25% de la energía necesaria para su funcionamiento procedente de fuentes renovables. En abril de 2012, se adquirió el primer cortacésped robot de un club inglés, guiado por sistema GPS y alimentado únicamente por la energía solar del estadio.

Los recortes de césped de este sistema son donados a los agricultores locales para el enriquecimiento del suelo de siembra. Por otro lado, su estructura recoge el agua de lluvia para su uso no potable, además de reciclar el aceite de cocina en biocombustible y habilitar hábitat para vida silvestre en los alrededores del estadio.

Por todo esto, el club ha ganado más de un premio en categorías de sostenibilidad y medio ambiente, y ha llamado la atención de amantes del fútbol y externos por su gran acción en favor del planeta.

Con esto ya podríamos considerar al Forest Green Rovers el club más ecológico del mundo, pero Dale Vince sigue empeñado en hacer su parte para que La Tierra sea un lugar más habitable. En noviembre de 2016, el club mostró el diseño de un nuevo estadio completamente ecológico, con 5000 asientos y posibilidad de añadir otros 5000 según el éxito deportivo. Se establecerá en un complejo llamado EcoPark, y su composición es casi en su totalidad de madera. En principio, las autoridades urbanísticas de Nailsworth rechazaron el proyecto, pero dieron luz verde un año más tarde. La English Football League ha dado su consentimiento para la construcción de este lugar hace bien poco, en febrero de este mismo año.

Vince se ha mostrado muy orgulloso del que será el estadio de fútbol con la huella de carbono más baja de todo el mundo. Parece que, según palabras del propietario, el club inglés podrá disputar sus partidos en este nuevo terreno de juego en “tres o cuatro años como máximo”.

Otras acciones sostenibles en el deporte

La FIFA ya declaró al Forest Green Rovers el club “más verde” del mundo, pero no son los únicos en el ámbito deportivo que han empezado a dar pasos en un aspecto tan importante. Otros equipos de fútbol como el Liverpool o la Juventus producen parte de su energía con paneles solares y otras renovables.

También en el mundo del motor, la Formula E es la contraparte de la Formula 1 en versión eléctrica. Esta última también está cambiando sus reglamentos para convertirse en un espectáculo mucho menos contaminante en los próximos años. O los Philadelphia Eagle, equipo de fútbol americano, que se ha adaptado a las normativas sotenibles ISO 20121 para disminuir su impacto ecológico.

Por último, cabe destacar el esfuerzo del Comité Olímpico Internacional para que los juegos que se realicen en Tokio este verano (tras la pandemia mundial) funcionen el máximo posible a través de energías renovables.

Artículo escrito por Alejandro Fernández para El Bien Social

Créditos imágenes: Forest Green Rovers y Zaha Hadid architects

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
El Bien Social