Consejos para tener una oficina más sostenible y sin residuos

¿Has pensado alguna vez cuán sostenible es tu espacio de trabajo? ¿Qué cantidad de residuos innecesarios generas en tu día a día en el lugar donde pasas más horas? La facilidad con la que cogemos un vasito de plástico de la fuente que solo usaremos una vez, o la enorme cantidad de film con la que envuelven tu comida a domicilio, ¿o los cientos de documentos imprimidos y apilados en cajones que podrías haber leído en el ordenador?

Sí, sé lo que estás sintiendo, esta poco atractiva sensación de «ostras, otro pesado que me dice lo mal que hago las cosas» y que te está tentando a cerrar esta pestaña del navegador.

Pero te invito a que te quedes. Al final, si has llegado hasta aquí, es porque tienes curiosidad de como hacer las cosas mejor, y quiero echarte un cable para que este cambio te sea más fácil, divertido y contribuyas con cada acción a llevar una vida más sostenible.

Empezamos

Y empezamos por lo más sencillo, una primera acción con la que ya te sentirás mejor. Empieza por llevar todos estos vasos de plástico que tienes por la oficina al punto de reciclaje más cercano, y llama a la compañía que te proporciona el agua diciéndole que te has vuelto una persona muy responsable y que gracias, pero que ya no necesitas los vasitos nunca más. A partir de ahora, traerás a la oficina una de estas maravillosas #1 tazas que te regaló uno de tus mejores amigos en su viaje de bodas y que no sabes donde poner en tu oficina, o uno de estas #2 botellas de aluminio tan chulas con mensajes positivos sobre salvar el Planeta.

Una vez hayas hecho este primer cambio, te vas a dar cuenta que realmente tampoco necesitas las fuentes de agua del «Mineral de San Vicente de la Aguafresca», que aunque sean de manantial, al venir en grandes garrafas de plástico, cuando les da la luz del sol pierden propiedades, por no decir de la insostenibilidad de trasladar agua en camiones con motor diésel por las calles de la ciudad…

Así que ya sabes, llamadita de nuevo al manantial, pero esta vez para cancelar el contrato, y te #3 instalas uno de estos fabulosos filtros para filtrar el agua del grifo. Con este proceso habrás dado un paso muy importante en cruzada personal por la sostenibilidad.

¡Y pasamos del agua para hablar de la comida! Ahhh, bendita comida toda ella envuelta en plástico de un solo uso… Vamos a revisar un poco este concepto.

Para empezar, lo más recomendable es que te #4 traigas tu propia comida de casa, en #5 recipientes especialmente diseñados para ello, y reutilizables. Y no solo la comida del mediodía, sino también puedes aplicarlo a los snacks y la fruta, que puedes traer envuelta en #6 papel de cera de abeja 🐝 🙂 (pues el papel de aluminio y el film no cuentan como envases reusables, que son muy contaminantes)

Si no puedes traerte la comida y vas a comer de restaurante, recomiendo siempre ir directamente al establecimiento. La entrega a domicilio realizada por riders «semi-esclavos» no debería ser una opción para gente que quiere hacer de este un mundo mejor, y además tendrás la tentación de comer delante de la pantalla del ordenador, por lo que mejor ve al restaurante, come sin prisas y mantén una buena charla con tus compañ[email protected] de trabajo.

Recuerda además de contar en tu oficina con #7 cubos de reciclaje y orgánico correctamente categorizados y de fácil acceso, con los que podrás sacar el látigo de la concienciación y dar un rato la brasa a tus compañeros de trabajo para que se unan a tan importante tarea 😛

Si te atreves a buscar la medalla de oro con tus compañeros en este apartado, podéis #8 instalar una compostadora en la oficina en la que verter el residuo orgánico y luego usarlo de abono para nutrir las #9 plantas de la oficina y cactus que habréis traído para absorber la contaminación y el calor. (por cierto, recuerda que si usáis aire acondicionado, a 25ºC por favor 😉 que hay oficinas que parecen un iglú en verano)

Y hablando de aire acondicionado, otro tema muy relevante a mencionar es el tema de la energía que usas en tu oficina. ¿De dónde proviene la energía que consumes? Para convertir tu espacio en el más sostenible deberás contratar #10 energía procedente de fuentes renovables, de la que escribí un post muy interesante con muchísimas de las opciones existentes en España.

Gracias a esta nueva energía sostenible contratada, podrás iluminar tus nuevas #11 bombillas LED o de bajo consumo que te habrás encargado de ir renovando a medida que se vayan fundiendo las anteriores (aunque recuerda que siempre que puedas, aprovecha la luz del Sol que además es muy beneficiosa para la salud)

Finalizando

Y para finalizar este post, me gustaría hacer mención a algunas acciones que ya deberían formar parte de nuestro día a día en la oficina, pero que no está mal recordar de vez en cuando…

  • No es necesario comprar todos los muebles de primera mano, puedes encontrar #12 opciones de buena calidad y a buen precio que harán que no tengamos que talar tantos árboles en el Mundo.
  • Recuerda #13 imprimir sólo lo que sea necesario y, si quieres rizar el rizo, usa tintas más sostenibles con el medioambiente
  • #14 Aplica los principios de «economía colaborativa» en la empresa. No hace falta que todos tengáis vuestra grapadora acumulando polvo en los cajones, con una podéis funcionar entre varios.

Con este post espero que puedas convertir tu oficina en una más sostenible y que genere menos residuos.

Si te ha gustado el artículo compártelo con tus conocidos y sigue fomentando la sostenibilidad y el desarrollo sostenible. Cualquier duda o sugerencia puedes ponerte en contacto conmigo a través de los comentarios o escribiendo un correo desde el apartado de contacto.

¡Compártelo con tus contactos!