¿Qué es la economía circular?

Siguiendo con el hilo habitual de El Blog Social, hoy queremos hablaros de uno de esos modelos que buscan una mejora en el sistema productivo y económico, otra forma de hacer las cosas en la que la sostenibilidad está en el centro del proceso. Trataremos de contarte qué es la economía circular, qué se está haciendo alrededor del mundo y cómo podemos formar parte de ella.

Concepto y origen de la economía circular

La economía circular es un modelo que busca reducir la cantidad de materia prima de primer uso (denominados materiales vírgenes) y la generación de residuos, cerrando los bucles económicos y ecológicos de los recursos. Es una corriente de pensamiento que surgió de la ecología industrial y que divide los materiales según la forma de desecharse: o vuelven a la biosfera sin impacto ambiental o se reintroducen en el sistema de producción con una alta capacidad de renovación.

El término “economía circular” comienza a utilizarse en los años 80 para describir este sistema cerrado en el que interactúan economía y medio ambiente, aunque desde finales de los 70 ya había aplicaciones prácticas en algunos lugares del mundo. En 1976, el arquitecto y economista Walter Stahel ya planteaba en un informe para la Comisión Europea que la economía circular tendría un efecto beneficioso en la creación de empleo, competitividad financiera, ahorro de recursos y prevención de residuos.

En la actualidad, lo habitual es toparse con el sistema de economía lineal que ha venido imponiéndose a lo largo de los años: materia prima, producción, consumo y eliminación como residuo. Esto es reflejo de una época industrializada en la que los recursos y la energía se creían ilimitados y fáciles de obtener, y nadie se paraba a pensar en las consecuencias medioambientales del circuito.

La economía circular, por el contrario, propone una alternativa viable que corrige los principales problemas de la anterior. Parte de la base (y la realidad) que los recursos naturales son limitados y los residuos generados imposibles de gestionar; se pretende conseguir un equilibrio entre ambas partes de la balanza para evitar más problemas de los existentes. La idea que los productos, componentes y recursos mantengan su utilidad y valor el máximo tiempo posible es imprescindible para alcanzar la meta de residuos cero (como ya hemos hablando en este blog otras veces).

Este sencillo vídeo de la Fundación Ellen MacArthur, de la que hablaremos más adelante, resume fácilmente lo que queremos explicarte en este artículo (YouTube te permite traducir los subtítulos fácilmente)

¿Cuáles son los principios sobre los que se basa la Economía Circular?

  • Diseñar para reutilizar: Si, desde el primer momento, diseñamos un producto con el fin de que sus componentes formen parte de un ciclo mayor de materiales (readaptando o reensamblando en nuevos productos), la parte de estos materiales que se pueden convertir en residuos es prácticamente 0. Esta forma de diseñar, llamada diseño circular, mejora la del reciclaje, la cual habitualmente provoca una reducción de calidad y una vuelta al proceso en forma de materia prima, invirtiendo mucha energía en su descomposición.
  • Más diversidad y mayor adaptabilidad: Los sistemas de producción con muchas conexiones y diferentes escalas son más fáciles de sustituir o adaptarse a los cambios externos; mucho más que los pensados únicamente para maximizar eficiencia y rendimiento.
  • Trabajar con energías renovables: Debido a los reducidos valores de energía que necesita una economía circular restaurativa, las energías verdes serían perfectamente capaces de suministrar lo energía necesaria para su desarrollo.
  • Pensar en todo el sistema: Es imprescindible entender cómo influyen entre sí los procesos y cómo se mueven dentro de un ciclo mucho mayor. No solo es diseñar para reutilizar, sino diseñar pensando en materiales ya utilizados que, por su uso anterior, te ofrezcan un valor adicional a la materia prima inicial.
  • Priorizar la funcionalidad: Dar mayor importancia al uso que a la posesión, transformar la venta de bienes en la oferta de servicios. La economía circular apuesta por sistemas de «renting» y copropiedad, por encima de los de compra y posesión.

Ante esta presentación de lo que parece un sistema económico inteligente y efectivo, toca hacerse una pregunta un tanto incómoda: si desde los años 70 ya se planteaba la idea de economía circular y estamos en 2019, ¿por qué seguimos igual? ¿Cuándo va a tener mayor importancia el bien común que el privado? Sigue leyendo para conocer qué se está haciendo alrededor del planeta para acercarnos a este modelo y cómo tú también puedes formar parte del ciclo.

¿Qué se está haciendo para llegar a esta estrategia?

La principal respuesta a un modelo lineal obsoleto y perjudicial para el medio ambiente debe llegar a través de medidas políticas y movimientos hacia un nuevo modelo económico como el circular. En la Unión Europea se están dando algunos pasos interesantes, tanto con la presentación del Plan de Acción para una Economía Circular en 2015 como con el informe sobre Una vida útil más larga para los productos: ventajas para los consumidores y las empresas en 2017, entre otros movimientos.

Esta intención de aplicar un sistema circular se ve claramente reflejado en el gobierno francés, que ha publicado una hoja de ruta para luchar contra la obsolescencia programada y favorecer una economía 100% circular. Este documento, publicado por el Ministère de la Transition Écologique et Solidaire dentro de la Ley de Transición Energética y la Agenda 2030, tiene como objetivo ser aplicada en todo el país y servir de modelo para una política común europea con la iniciativa #MakeOurPlanetGreatAgain.

Dentro de este ambicioso plan, aparecen varios puntos fundamentales. En principio, se incentivará a las empresas que apuesten por este modelo y a la investigación, ayudando a la reconversión de trabajadores y la creación de nuevos puestos de trabajo. Busca también involucrar a la población con campañas de comunicación y nuevos planes educativos. Además, potenciará la reducción de residuos generados y la necesidad de importar materias primas del mercado exterior.

En cuanto a la lucha contra la obsolescencia programada y el desperdicio de alimentos, el gobiernos francés busca una mejora de la información en el etiquetado de productos, mayores periodos de garantía, incentivos al desarrollo de mercados de reutilización y reparación, etc.

Lo bueno de esta hoja de ruta francesa es que recopila las experiencias y proyectos piloto que se han estado desarrollando en Europa con éxito durante los últimos años. La recogida selectiva de envases en Alemania o en el caso de Suecia, las exenciones de IVA aplicadas a ciudadanos que reparan los objetos en vez de reemplazarlos son solo dos ideas que se han implementado en el documento.

Por su parte, el gobierno español está elaborando, de manera conjunta por el MAPAMA y el MEIC, una Estrategia Española de Economía Circular. Además, existe también el Sello ISSOP que califica a las empresas que adoptan un modelo de negocio más sostenible y amigable con el medio ambiente.

También algunos gobiernos locales y autonómicos están llevando a cabo diferentes proyectos y medidas, como son el caso de La Rioja, Castilla-La Mancha, Galicia o Cantabria.

Sabemos que no será sencillo que se consigan acuerdos en nuestro país, en el conjunto europeo o en muchos otros países desde los que nos leéis; pero todos los pasos que se den serán importantes para la sostenibilidad económica. Ahora vamos a ver qué podemos hacer nosotros para entrar dentro de este ciclo.

¿Cómo podemos acercarnos a la economía circular?

Uno de los procesos de economía circular mejor implantados en nuestro día a día es el ciclo de vida del papel y el cartón a través de su reciclaje, que consiguen hasta siete ciclos de vida de la materia prima (aunque ya sabes que aquí apostamos por reducir la cantidad de cartón que usas). Pero aquí te damos varias ideas para fomentar la economía circular en casa:

  • Repáralo antes de tirarlo
  • Elige lo duradero en vez de lo desechable
  • Reduce tu basura al mínimo (hemos hablado sobre como llevar un estilo zero waste en la oficina por ejemplo)
  • Compra de segunda mano
  • Prueba el compostaje en casa
  • Ajusta tu gasto energético
  • Recicla y, sobre todo, reutiliza
  • Vende o dona lo que ya no utilices
  • Alquila en lugar de comprar

Otro de los sistemas para acercarnos a la economía circular es lo que antes se conocía como “devolver el casco”, una práctica muy habitual en todos los barrios españoles hace años. Este proceso es todavía mejor que el reciclaje, pues el circuito más pequeño: de la tienda a casa y de casa a la tienda.

Nos ahorramos el largo viaje del contenedor a la planta de tratamiento de residuos, la fábrica, y otra vez la tienda y nuestra casa. La realidad no es tan fácil (por ejemplo, las latas no se pueden reutilizar directamente) pero da una idea de las ventajas de la devolución y retorno que practicábamos antes.

Y es que esa es una las claves de la economía circular: circuitos de materiales cada vez más pequeños. Esa no es la norma, actualmente se envían residuos por barco a viajes de miles de kilómetros, algunos circuitos de materiales abarcan el planeta entero. Se puede comparar esta insostenible situación con un bosque, donde las hojas caídas de un árbol se reciclan in situ el suelo del bosque, de donde se alimentará el árbol para producir más hojas, y todo ocurre en dos o tres metros de distancia.

Así que, como vemos y se ha dicho más veces, es una vuelta al origen. Claro que nos costará al principio adaptarnos a un cambio así, pero ¿no iban nuestros padres y abuelos al zapatero a que arreglara una suela? Todo es cuestión de voluntad.

Blogs y sites donde conocer más sobre la economía circular

Para que no pierdas nada de información y puedas comprar productos de economía circular, te dejamos aquí varios links que te interesarán.

Ellen Macarthur Foundation: Una de las fundaciones más importantes a nivel global, fundada en 2010 y que busca posicionar la economía circular en las agendas de políticos y empresarios.
Economía Circular Verde: Un blog de economía e innovación medioambiental que habla sin tapujos de la realidad actual.
Sostenibilidad.com: Un blog muy variado que forma parte de la red de ACCIONA, una empresa que basa su negocio en la sostenibilidad.
Economía Circular: La web de esta fundación tiene mucha información y recursos de alta calidad, además de publicaciones y eventos varios.
Eco-Circular: Un portal con mucha información, noticias y novedades sobre economía circular.
IFixit: Interesante web en la que podremos aprender cómo reparar multitud de objetos de nuestro día a día.

Como podemos observar, poner en marcha una economía circular requiere de una buena hornada de políticos y CEOs que se sienten a pensar en los ciclos de vida de los diferentes productos y sus componentes. Plantearnos qué tecnologías podrían mejorar el diseño de estos productos, su forma de trabajarlos o el uso de materiales regenerativos son los pasos fundamentales que necesitamos seguir ahora mismo.

De momento, nosotros seguiremos poniendo nuestro granito de arena y concienciando sobre la emergencia climática en busca de una solución eficaz en la que preservemos el planeta.

Este artículo ha sido escrito por Alejandro Fernández en colaboración con El Bien Social

¡Compártelo con tus contactos!